play_arrow

keyboard_arrow_right

Listeners:

Top listeners:

skip_previous skip_next
00:00 00:00
playlist_play chevron_left
  • cover play_arrow

    Metropólitan Radio El valor de ser como tú

  • cover play_arrow

    La Fundación Universidad Empresa de la Región de Murcia: Un Modelo de Educación y Sostenibilidad

  • cover play_arrow

    La Máquina, con Isabel Botía, IVAMER, Laura Conesa, Carlos Villarrubia y Juan Ortiz

  • cover play_arrow

    Mayte Marín, de Brava Kombucha: 'Me enorgullece engrosar la lista de ganadoras de estos premios'

El Día Menos Pensado

OPINIÓN | ‘La mentira como forma de hacer política’, por Mar Rodríguez

today27/02/2020

Fondo
share close

Ir a descargar

A nadie le habrán pasado por alto las declaraciones de esta semana de la Ministra de Igualdad, y digo semanales, porque suele soltar una bomba de racimo cada seis o siete días. La última ha sido un insulto a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado en casos de denuncias por presunta violencia de género, afirmando la ministra que cuando una mujer acude a presentar una denuncia, lo primero que el agente de turno le pregunta es si llevaba minifalda.

Miren ustedes, esto, como poco es una agresión a la profesionalidad de los agentes de la Policía y Guardia Civil que atienden y, me consta, de modo absolutamente exquisito y empático a las mujeres que acuden asustadas buscando auxilio y amparo.

Hay mucha formación detrás de estos agentes, infinitamente más de la que tiene la ministra para hablar de estos temas, lo cual hace exclusivamente desde la autoridad moral que se ha arrogado la izquierda progresista y la pontificación que se cree que tiene para con la masa borreguil de presuntas feministas que se creen representadas
por una ignorante pilotando un Ministerio, que es una cosa muy seria.

Irene Montero ya no está en la oposición, es gobierno y hay ciertas cosas que no se pueden decir desde el gobierno, menos aún cuando son rotundamente falsas. Es obvio que la ministra del postureo desconoce totalmente el protocolo que se activa desde que una mujer presuntamente maltratada llama al 112 o acude a una comisaría o
cuartel de la Guardia Civil. Es evidente que y, mejor para ella, que no se ha encontrado de cerca con estas situaciones, pero ostenta un cargo público y debe tener un ejército de asesores (qué casualidad, es neutra la palabra) que deberían contarle de qué van las cosas.

Pero no, María Antonieta y su cohorte de damas, damos o dames, no tienen el más mínimo interés en aprender cómo funciona el sistema, porque ellas han venido a imponer el suyo propio, a acusar, a sentenciar y a pretender que las del pesebre se lo crean todo. Y, por supuesto, nada de pedir perdón a nadie por las mentiras y falsedades implícitas, de hecho esas mentiras y falsedades son la base del discurso impostado que nos gobierna.

Que nos quedemos como estamos…..

 

Mar Rodríguez | Asesora en Comunicación Política


El Día Menos PensadoPodcast

0%