play_arrow

keyboard_arrow_right

Listeners:

Top listeners:

skip_previous skip_next
00:00 00:00
playlist_play chevron_left
  • cover play_arrow

    Metropólitan Radio El valor de ser como tú

  • cover play_arrow

    La Fundación Universidad Empresa de la Región de Murcia: Un Modelo de Educación y Sostenibilidad

  • cover play_arrow

    La Máquina, con Isabel Botía, IVAMER, Laura Conesa, Carlos Villarrubia y Juan Ortiz

  • cover play_arrow

    Mayte Marín, de Brava Kombucha: 'Me enorgullece engrosar la lista de ganadoras de estos premios'

El Día Menos Pensado

OPINION | Cuando la politica se convierte en un lodazal.

today24/09/2019

Fondo
share close

Cuando la política se convierte en un lodazal

Todo pueblo se suele mantener unido ante la adversidad. Frente a aquellas situaciones que superan el umbral del dolor o la sinrazón. Prueba de ello son varios capítulos de nuestra historia reciente -como los desastres y la conmoción que supusieron los terremotos de Lorca o las inundaciones de 2016 en el Mar Menor- donde la ciudadanía, de forma generalizada, mostró su mejor versión, su mejor cara. la de la solidaridad, la de arrimar el hombro, ofrecer consuelo y ayuda a cuantos lo necesitaban. Ellos y ellas muestran saber estar siempre a la altura de las circunstancias.

Ni qué decir tiene que la política está compuesta por hombres y mujeres, también ciudadanos, por lo que, en la mayoría de los casos (como así ocurrió en las pasadas inundaciones de hace
algo más de la semana) dejaron a un lado las diferencias ideológicas, las estrategias políticas y las cuentas electoralistas, para centrarse en que todo su esfuerzo se tradujera en ser y convertirse en una figura útil, a la altura de las circunstancias. Pero lo que en esos primeros compases fue digno de aplaudir, ha pasado a convertirse en una ensoñación.

La política, para los hombres y mujeres amparados por unas siglas cuyos intereses trascienden al del resto de mortales, ha vuelto a la batalla dialéctica, al ‘ring’ mediático, a la verdadera lucha de barro, a cuenta de quién debe ahora financiar las pérdidas de los tantísimos afectados y aflojar la cartera.

Quizás el reloj que marca el calendario electoral, que ha echado a andar y nos mantiene ya a en un camino sin retorno, tenga mucho de culpable para que no haya tiempo ni de respetar a aquellos que lo han perdido todo.

Porque el barro que aún tapa el asfalto de muchas de las zonas afectadas, parece ser el mismo en el que nuestros líderes políticos quieren enfangarse a costa de lo que sea. Incluso de volver a deshumanizar la política.


El Día Menos PensadoPodcast

0%